Mi paso por las aulas de Filosofía

Esta aula es el reflejo de como está la Universidad en la que estudié. "Vitam Impendere Vero", no te encontré

Esta aula es el reflejo de como está la Universidad en la que estudié.
“Vitam Impendere Vero”, no te encontré

4to año de “Ciencias” de la Comunicación, facultad de Filosofía UNA. De universidad tiene poco y de ciencia, bien-gracias.

La clase del 26 de junio fue peculiar, como lo desarrolló una compañera con experiencia en redes sociales, la mayoría pensamos “chiaoo los perros hoy no se llama lista podemos irnos a Pinocho temprano”. Pinocho, es conocido por el ser uno de los lugares con la birra más barata de la zona.
Pero lo extraño del caso es que la mayoría de los que entramos desde el inicio,  nos quedamos hasta el final, a pesar de que a un cuarto del desarrollo de la clase nos cayó la noticia divina.  Y yo también elegí quedarme, porque fue inspirador ver a una tipa tan joven que ama su trabajo y que sabe más que muchísimos profesores mediocres por los que pasamos solo para calentar silla y dibujar corazones en la última hoja del cuaderno por el insulto de clase que tenemos que aguantar para tener asistencia.

Mi paso por las aulas de Filosfofía UNA,  me hace creer en la frase ” i don’t need school, i have google”. Nuestro crecimiento depende de nuestra curiosidad y nuestras ganas de aprender, pero así también la universidad nos debe dar un nivel mínimo razonable para ejercer la profesión.
La experiencia de aquel ciclotímico invierno paraguayo, tiene dos aritas:
– Decepcionante: porque pensás “quiero mi título nomás ya para poder cobrar más en el laburo, en google aprendo más que con los profesores”
– Inspiradora: porque al verle a Tite Vera tan apasionada y segura de su tema, me hizo creer que podemos crecer a pesar de que no nos den todas las herramientas para desarrollarnos. Asusta, y más aún en esta época del año, a meses de terminar la carrera porque no me siento preparada para que me llamen licenciada. Sí, gracias. No hay de que eso nomás de papa.

Sólo nos queda ponerle un poco de coraje y atravesar  los muros.

Si ya cayó el muro de Berlín, ¿por qué nosotros no podemos derribar el nuestro?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s