Rezo, pero el mundo no me interesa

                          
       Y…
¿Si rezo al mismo Dios que el hipócrita de la oficina?
¿Si le pido favores al mismo a quien pide la vanidosa del centro comercial?
Tal vez ruegue salud y trabajo al mismo al que implora la amante.
Los pies descalzos que ya no sienten cuando quema el asfalto: -¿A quién rezan?-
Solo quiero saber a quién tengo que dirigirme para no cometer el error de los piecitos,
porque al hipócrita, a la vanidosa y a la amante siempre los veo agradeciendo por los favores recibidos.
   «… Dios, no consigo ver tu rostro en esta historia…» (Jack Kerouac)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s